Vinilos: una astucia para decorar y renovar tus espacios

Para una empresa su imagen es esencial. Aquello que reflejan de cara al público dice mucho de ellos a sus clientes. Esta imagen es tan importante, que hay profesionales que se dedican exclusivamente a crear, renovar o restaurar los logos, colores, símbolos y demás estética de una marca. Estos cambios de cara pueden darse por muchos motivos, desde que una marca cambie de manos hasta que un nuevo producto revolucione el mercado, en cualquiera de los casos no es algo que se hace cada día.

Un producto fantástico para un cambio de imagen son los vinilos, este producto que se adhiere a las paredes con facilidad, evita por ejemplo, tener que cambiar la pintura o tener que hacer una gran reforma. Los vinilos, además pueden realizarse con las formas y colores que necesite la empresa, dando opciones infinitas de cambio de imagen y también de lugar de emplazamiento.  

Luces y sombras

Los vinilos pueden dar luz a espacios poco iluminados, o mitigar la luz en lugares con iluminación demasiado intensa. Por ejemplo, una empresa en Alicante que tenga la luz contratada con Iberdrola (si ese es tu caso puedes informarte aquí), puede que use bombillas de baja potencia y eso puede provocar una falta de iluminación. Para eso se pueden añadir más lámparas y por lo tanto contratar más potencia (puedes informarte de cuanto cuesta con Iberdrola aquí) o utilizar vinilos de colores claros o que reflejen la luz en lugares estratégicos.

vinilos decorativos

Por otra parte, si la iluminación es demasiado intensa y no hay forma de arreglar este problema de otra manera, vinilos oscuros colocados en lugares específicos pueden compensar de alguna forma y absorber una iluminación que pueda molestar o fatigar los ojos y resultar, quizá, demasiado agresiva.

Un vinilo es un toque especial, fácil de instalar, que puede adaptarse a la imagen de la marca y que da un toque personal. Su principal beneficio es que te permite de redecorar un espacio sin tener que hacer una gran reforma, ni recurrir a tener que volver a pintar suelos o paredes o cambiar todo el mobiliario o la decoración. Un vinilo es un toque especial, fácil de instalar, que puede adaptarse a la imagen de la marca y que da un toque personal.  

Cuidados para los vinilos

Para mantener los vinilos en perfecto estado hay que cuidarlos como se debe, pese a que el vinilo no es un material frágil siempre es necesario, para que dure el máximo tiempo posible, cuidarlo de la mejor forma posible. Estos cuidados no son largos ni complicados, son pequeños pasos de sentido común que pueden hacerse rápidamente.

Para comenzar es importante saber si el vinilo puede o no estar expuesto al agua, esto cambiará la forma de limpiarlo, es decir, si se puede limpiar con un paño húmedo o uno seco. Además es importante considerar las fuentes de calor que se ponen cerca del vinilo, es decir, se debe evitar, que radiadores, lámparas, calefactores u otras fuentes de calor como colillas mal apagadas o velas pueden dañar innecesariamente el vinilo y hacer que se despegue de la pared o del objeto en el que se encuentra. La última consideración es si se necesitan vinilos de exterior, en ese caso se deberá hacer la petición especial al fabricante.